El juicio político en el agujero negro

Tres jueces apuntan a que se integre el juez suplente, el defensor oficial Leonardo Miño, y otros tres quieren confirmar al defensor platense Nicolás Toselli, nombrado por la Defensoría General la semana pasada. Habrá otra reunión el 17 de julio.

El fiscal José María Campagnoli está logrando esquivar su juicio político, que cayó en un agujero negro el 24 de junio y nunca se reanudó. El Tribunal de Enjuiciamiento se reunió ayer desde el mediodía hasta pasadas las cuatro de la tarde y no pudo ponerse de acuerdo en quién debe ocupar el lugar que dejó vacante la jueza que renunció a su cargo la semana pasada, por problemas de estrés y salud. Los seis jueces restantes quedaron estancados en una pulseada de tres contra tres, en la que un grupo apunta a despejar el camino para que integre el jurado el juez suplente, el defensor oficial Leonardo Miño, y los otros, a confirmar al defensor platense Nicolás Toselli, nombrado por la Defensoría General la semana pasada. Acordaron un cuarto intermedio hasta el jueves 17 de julio, con la expectativa de encontrar alguna salida.
La jueza que renunció (cuando le faltaban dos años y medio de mandato en el jury) era la representante de la Defensoría General en el tribunal, María Cristina Martínez Córdoba. Era señalada como quien, al momento de dictar sentencia, tendría que destrabar el “tres a tres” que se volvió a ver ayer. La mujer tenía a Miño como suplente. Miño fue convocado por sus pares la semana pasada, pero fue recusado por los fiscales acusadores porque es vocal de la Asociación de Magistrados (pero de una lista opositora), que divulgó dos pronunciamientos a favor de Campagnoli. En el ínterin, la Defensoría General nombró un nuevo titular para el cargo, Nicolás Toselli, un defensor de La Plata, que juró el viernes.
El primer problema que tenía que resolver ayer el tribunal era su integración. Testigos del encuentro relataron que tuvo momentos tensos. El representante de la Corte, Juan Octavio Gauna, planteó con vehemencia que había que resolver sí o sí la recusación de Miño, quien ya presentó su propio rechazo, y después avanzar. Lo apoyaron los abogados Adriana Donato y Javier Panero. Este trío es el que, en diciembre, se opuso a la suspensión de Campagnoli. En el otro wing, el fiscal Daniel Adler, el representante del Poder Ejecutivo, Ernesto Kreplak, y el del Senado, Rodolfo Ojea Quintana, sostenían que había que notificar a las partes la designación de Toselli y esperar a ver si alguien lo cuestionaba para luego seguir.
Ante un escenario de empate, donde el suplente no puede destrabar porque está cuestionado, no hay ningún mecanismo de solución previsto. Por ahora no se puede resolver ninguna de las cuestiones pendientes: una es cómo se va a hacer el juicio, si es que se hace. También está el pedido de Campagnoli para que lo repongan en el cargo. Su defensa dice que no aceptará un nuevo juicio.
El próximo encuentro es dentro de diez días. Por el momento no se vislumbra voluntad de realizar el juicio. Luego empiezan las vacaciones de invierno y por ahora no está previsto que el tribunal habilite la feria para trabajar. El que gana tiempo es Campagnoli, acusado de maniobras en una causa para cambiar su objeto y focalizarla en el empresario Lázaro Báez, cuando el imputado original era el financista Federico Elaskar. Mientras, avanza otro expediente sobre sus actuación contra vecinos de Barrio Mitre y persecución a sus propios empleados.
Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-250288-2014-07-08.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos