Parlamentarios cordobeses justificaron el incremento y el enojo de la gente

Siete de ocho legisladores nacionales por Córdoba consultados ayer dijeron que el incremento de la dieta es justo.

Siete de ocho legisladores nacionales por Córdoba consultados ayer dijeron que el incremento de la dieta es justo.
Sin embargo, reconocieron que un aumento del 100 por ciento en su remuneración se percibe como una injusticia al compararlo con los salarios de la mayoría de los trabajadores del país (ver El "dietazo" legislativo generó más tensión).
“Los poderes del Estado deben estar equiparados. Un camarista gana 50 mil pesos y un director de la Afip también, de manera que los diputados vamos a estar cobrando incluso menos que eso”, dijo a este diario Ernesto Martínez, diputado por el Frente Cívico.
“Para algunos diputados está bien (el incremento), porque se lo ganan por su trabajo. Pero también hay otros que están becados y no hacen nada”, afirmó Jorge Valinotto, también juecista. “El problema es justificarlo al lado de lo que son los sueldos en la Argentina”.
Los parlamentarios cordobeses cobraron hasta diciembre una dieta de unos 18 mil pesos, más 4.000 pesos por desarraigo y 40 pasajes (20 terrestres y 20 aéreos) que si no utilizan, pueden canjearlos por dinero. Ahora, pasarán a percibir unos 30.000 pesos mensuales más los pasajes.
Edgar Müller, diputado del partido de los Rodríguez Saá, sostuvo que son altos los gastos de los legisladores y que lo ideal sería corregir todos los salarios del país para arriba y no para abajo.
El diputado delasotista Francisco Fortuna cuestionó la forma en que se hizo el aumento: “Se deberían haber ajustado en forma escalonada y con una progresión razonable”.
Del bloque radical, la diputada Patricia de Rusculleda sostuvo que el aumento la tomó por sorpresa y criticó la falta de debate sobre el tema.
El senador Luis Juez dijo que aún no había fijado su posición porque se acaba de enterar. En cambio, su compañera de bloque, la senadora Norma Morandini, criticó la falta de un criterio fijo para establecer la remuneración de los legisladores, que queda a discreción de los presidentes de las cámaras, afirmó. “Debería debatirse el hecho de que los Poderes Legislativos y Judicial se autofijen sus propias remuneraciones”. Pero aclaró: “No me siento culpable (por la dieta que recibe). Soy responsable y trabajo a conciencia”.
El que criticó el aumento fue el diputado kirchnerista y ex intendente de Córdoba, Daniel Giacomino: “Las dietas estaban bien pagas 
–afirmó–. Lo acordaron las autoridades de los bloques y nos enteramos por la prensa”. Y agregó: “En 2006, renunciamos al aumento Gumersindo Alonso, Francisco Delich y yo. Nadie más”. Pero ayer no habló de renunciar.
Los beneficiarios con tonada cordobesa
Luis Juez (senador Frente Cívico). “No tenía ni idea del aumento de la dieta. Me voy a interiorizar bien y después adoptaré una posición al respecto”.
Norma Morandini (senadora Frente Cívico). “La ciudadanía repudia el aumento porque no se siente representada y respetada por el Congreso”.
Daniel Giacomino (diputado Frente para la Victoria). “Si me hubieran consultado sobre el aumento, habría dicho que las dietas ya estaban bien pagas”.
Francisco Fortuna (diputado Córdoba Federal). “Se deberían haber ajustado las dietas en forma escalonada y con una progresión razonable”.
Patricia de Rusculleda (diputada, UCR). “En ningún momento se debatió. Quienes no formamos parte del oficialismo estamos sorprendidos”.
Edgar Müller (diputado Frente Peronista). “Los gastos de los diputados son altos. Hay que corregir los salarios del país hacia arriba, no hacia abajo”.
Jorge Valinotto (diputado Frente Cívico). “Lo que nos hace quedar muy mal ante la sociedad es el porcentaje del ciento por ciento de aumento”.
Ernesto Martínez (diputado Frente Cívico). “Los poderes del Estado deben estar debidamente equiparados. Un camarista cobra 50.000 pesos”.
No respondieron. Pese a las insistentes llamadas de este diario, los diputados radicales Mario Negri, vicepresidente segundo de la Cámara, y Oscar Aguad, ex presidente del bloque de la UCR, no respondieron a las consultas. Tampoco lo hicieron las diputadas Graciela Villata (juecista) ni las kirchneristas Carmen Nebreda y Nora Bedano. Mónica Gutiérrez atendió, pero no quiso opinar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos

Quejas por organización que vende cursos "on line"