"El mayor peligro es ir hacia un hiperpresidencialismo"


El gobernador santafesino y candidato a presidente Hermes Binner cuestiona el centralismo kirchnerista. Advierte que la inflación es un problema serio y que él tiene un programa para gobernar, ahora o en 2015.

“Los gobernadores somos todos convidados de piedra”, afirmó el santafesino Hermes Binner. En entrevista exclusiva, el candidato presidencial por el FAP (Frente Amplio Progresista) sostuvo que el principal problema económico es la inflación y que el diálogo y el acuerdo entre empresarios, sindicalistas y el Estado debe ser el primer paso para resolverla.
–¿Por qué afirma que el Gobierno es centralista, soberbio y que no afronta los problemas sociales?
–El hecho de que haya una pobreza estructural implica que no hay un abordaje nacional. Nosotros apoyamos la asignación universal por hijo, pero no creemos que esta sea la alternativa que afronte de raíz el problema de la pobreza. Para nosotros hay dos herramientas que son fundamentales: el trabajo, porque nos hace dignos; y la educación, porque nos permite pensar y ser libres.
–Hoy hay trabajadores que son pobres, que ganan poco y no les alcanza. ¿Puede mejorarse esto?
–Primero hay que apostar a desarrollar una política para blanquear al 40 por ciento de los trabajadores que están en negro.
–Hoy hay la misma cantidad de pobres que en 1995, pero la economía crece al 8 por ciento anual. ¿Cómo lo explica?
–No se abordó el tema de la pobreza estructural, como lo hizo Brasil, donde hay una gran proporción de pobres todavía, pero año a año demuestra que se puede reducir la pobreza y la indigencia. Cada vez hay más sectores que se incorporan a los sectores medios bajos.
–El Gobierno asegura que creó 5,5 millones de puestos de trabajo…
–Es indudable que han aumentado los puestos de trabajo. Pero acá se suman los planes y todos los subsidios. Pensar que con uno de esos planes se puede sustentar un hogar es algo complejo. Además, está el tema de la vivienda, que no se enfrenta. La demanda de 3 millones de viviendas es real y palpable, la gente termina tomando predios en todo el Interior y ya nadie dice nada.
–Usted sostiene que hay serios problemas económicos. ¿Cuáles son?
–La inflación es un problema serio para nuestra economía, y se resuelve con políticas antiinflacionarias. Acá no se está haciendo nada. El Gobierno asegura que nuestra economía está blindada. Ojalá que así sea. Todos los países en el mundo están preocupados. Brasil está devaluando y entonces hay que pensar que esta crisis mundial algo nos va a traer.
–¿Cómo reduciría la inflación?
–En 2008, con la crisis financiera mundial, en Santa Fe, a pedido del PJ, formamos una multisectorial entre empresarios y trabajadores. Se dio un análisis exhaustivo y buscamos soluciones conjuntas. No se perdió un solo puesto de trabajo ni se fue ninguna empresa.
-  Usted dice que el problema es político porque el Gobierno no alienta el diálogo. ¿Cómo se puede recrear una multisectorial al estilo de la que usted impulsó en Santa Fe?
–El Gobierno nacional debe consultar a las provincias. Los gobernadores somos todos convidados de piedra. Jamás nos preguntan nada. Nos dicen “mañana va la Presidenta a Santa Fe a poner la piedra fundamental de una planta de biodiésel”, pero ni nos llaman para coordinar. La semana pasada nos enteramos de que la Presidenta irá a Venado Tuerto a poner en marcha una fábrica de motos, pero a nosotros no nos invitaron. ¿Para qué están los gobernadores? Para hacer escuelas, hospitales, para ocuparnos de la educación y de la salud. Pero esa no es su única función. Se está perdiendo una oportunidad histórica por la concentración cada vez más grande de poder en torno a un hiperpresidencialismo. Estamos ante el peligro, de nuevo, del hegemonismo que siempre empieza despertando simpatías y siempre terminó mal.
–¿Por qué adoptó últimamente un perfil de confrontación con la Casa Rosada?
–Estamos acostumbrados a que (ellos) confundan permanentemente Estado, Gobierno y partido. La democracia es otra cosa.
–Pero antes usted era más contemporizador.
–La verdad es que lo que pasó el 20 de junio (en Rosario, durante el acto del Día de la Bandera), fue un hecho gravísimo.
–Usted se inclinaba por el reclamo por vías institucionales. Fue a la Corte a reclamar por la coparticipación.
–Es que hemos agotado esa vía. La Nación le debe a Santa Fe ocho mil millones de pesos. Por coparticipación y extracciones que no corresponden o partidas que no mandan.
–Usted dice que hay “hijos y entenados”. ¿Cree que la Presidenta consulta a algunos gobernadores, o con todos hay destrato?
–Yo no sé qué otro gobierno provincial está en la oposición... Cuando Scioli se queja tiene razón. San Luis recibe el triple por coparticipación por habitante que Santa Fe o Buenos Aires. La provincia que más industrias perdió con la promoción industrial fue Santa Fe.
–Usted dice que trabaja para ser gobierno, ¿pero cómo va a llegar al balotaje?
–Nosotros presentamos un programa porque queremos gobernar el país, ahora o en 2015. Nos estamos preparando. No creo que sea un hecho virtuoso pensar que salir segundo es ganar una elección.
–¿Por qué cree que la gente decidió votar por la continuidad del gobierno?
–Porque es un momento de florecimiento económico y la gente vota a los ejecutivos cuando se da este contexto. Todas las elecciones provinciales, excepto Catamarca, indicaron esta tendencia.
–Pero usted afirma que hay problemas económicos como la inflación y señales de alarma. ¿Por qué pasan inadvertidas?
–Porque la gente puede comprar en cuotas un televisor o un auto y puede tener vacaciones. Hay un sector de la población que vive en contraste con ese 40 por ciento de trabajo en negro, el 30 por ciento de la pobreza y la mitad de los niños que vive en hogares pobres. Y en contraste con el millón de jóvenes que no estudian ni trabajan.
–¿Por qué piensa que el radicalismo lo ataca?
–No lo se. Yo no lo ataco.
–¿Usted cree que hay un giro hacia la izquierda de la sociedad argentina?
–No, creo que la gente quiere vivir mejor y que no quiere más peleas entre blanco y negro. La crispación permanente no nos ayuda. El Frente Amplio tuvo cinco semanas de campaña y cosechó 2,2 millones de votos. Esos dos millones de votos esperaban a alguien que los represente. Entonces, hay que generar un espacio.
–¿Cree que la Presidenta cambió su estilo?
–No, creo que lo que cambió es la situación económica. La cantidad de sectores que tienen acceso a un auto cero kilómetro es importante. En buena hora, porque hace a la felicidad de la gente. Pero que esto persista depende de factores externos. Si China sigue comprando soja, si Brasil no devalúa más. Cuando la soja pasó a 500 dólares, en poco tiempo el PIB creció dos por ciento. El agro fue un gran impulso para el país.


Fuente: http://www.lavoz.com.ar/noticias/politica/mayor-peligro-es-ir-hacia-hiperpresidencialismo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos