Denuncias de Bonadio contra Garré y un juez

El juez federal Claudio Bonadio consideró"ilegítimo" el polémico allanamient o realizado el 20 de diciembre pasado en las oficinas de Cablevisión, en Barracas. Consideró que su colega de Mendoza Walter Bento se "extralimitó" al no requerir la participación de un juez porteño, y denunció ante la Justicia a la ministra de Seguridad, Nilda Garré, por haberle prestado el auxilio de la Gendarmería Nacional.
Ese día, a raíz de una denuncia del Grupo Vila-Manzano, de buena sintonía con el Gobierno, 50 gendarmes irrumpieron en Cablevisión para poner en funciones al coadministrador Enrique Anzoise, que había sido designado por Bento. La actuación de este magistrado todavía es discutida por varios jueces de Salta, Córdoba y de esta capital.
A pesar de las fuertes críticas que suscitó ese procedimiento, Anzoise denunció que las autoridades de la cableoperadora "se resistieron" a dejarlo asumir y lo lesionaron. Pero Bonadio resolvió archivar esas denuncias porque, entendió, nadie está obligado a cumplir una orden "ilegítima" y "deficiente".
Bonadio denunció a Bento ante el Consejo de la Magistratura, donde se le podría iniciar un juicio político, y a la ministra Garré ante la Cámara Federal, para que se le abra una causa penal. El expediente que instruyó Bonadio, por cierto, no tenía por finalidad central evaluar el procedimiento de Bento, sino determinar si las autoridades de Cablevisión se "resistieron" al procedimiento del juez mendocino y a la intervención de Anzoise. Es decir, si incurrieron en algún delito.
Pero el juez Bonadio consideró que el "procedimiento" ordenado por su colega de Mendoza con el auxilio de la Gendarmería "fue procesalmente deficiente", por lo cual concluyó que el personal de la operadora de cable no incurrió en delito alguno.
La denuncia contra Cablevisión había sido presentada por Supercanal (del grupo Vila-Manzano, cercano al Gobierno), que adujo que no se habían cumplido contratos en Salta y en Córdoba.
Si bien los supuestos hechos habrían ocurrido en estas provincias, Bento, desde Mendoza, nombró a Anzoise; hizo valer su decisión en la Capital Federal -sin darles participación en el caso a sus colegas federales-, y Garré le facilitó la Gendarmería.

LA RESOLUCIÓN

El juez Bonadio, al resolver archivar la denuncia que había hecho Anzoise contra las autoridades de la empresa Cablevisión, mencionó los siguientes términos a destacar:
  • La "resistencia" a la autoridad y las "lesiones" no existieron. El juez Bonadio "excluyó la materialidad de los hechos".
  • Para el magistrado sólo se puede cometer el delito de "resistencia a la autoridad" si la orden del funcionario público es legítima. Para Bonadio, no lo fue, porque Bento, al disponer desde Mendoza una orden para ser cumplida en la Capital, por lo cual obró más allá de su competencia.
  • Bonadio afirma que "es llamativo que una empresa como Supercanal presente un amparo contra Cablevisión (con domicilio en la ciudad de Buenos Aires), en el fuero federal de Mendoza, sobre señales que operan ambas empresas en otras ciudades distintas".
  • Para Bonadio, "la forma en que se realizó el procedimiento fue procesalmente deficiente".
  • El juez Bento, cuando ordena utilizar el auxilio de la Gendarmería, "nunca debe hacerlo sin la intervención del juez de esta ciudad", según Bonadio.
  • "El juez Bento vulneró claramente la jurisdicción local, pues queda claro que el magistrado se extralimitó en su decisión y actuar, porque no tenía atribuciones suficientes para realizar el procedimiento en la ciudad".
  • "De esta forma, el magistrado de Mendoza ordenó el auxilio de la fuerza pública y organizó la realización de la medida, con el concurso de la titular del Ministerio de Seguridad, actuando todos sin la debida intervención de un juez federal local -de la ciudad de Buenos Aires-", dijo Bonadio.
  • El designado interventor Anzoise también dijo que fue víctima de agresiones cuando ingresó en Cablevisión. Pero Bonadio concluyó que esos dichos "no fueron apoyados por elementos adicionales", como las imágenes de las cámaras de circuito cerrado que tiene la empresa.
Bonadio entendió que "la mejor herramienta para ello eran las filmaciones efectuadas por las cámaras de seguridad, que no dieron la posibilidad de identificar rostro alguno en el tumulto ni, mucho menos aún, asociarlo con la agresión al denunciante".
  • Respecto de Garré, decidió denunciarla ante la Cámara Federal porteña para que se sortee un juzgado que la investigue por "la utilización el personal de Gendarmería sin orden de un juez competente de la ciudad de Buenos Aires".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos