Se dirime una disputa política en la elección de los abogados porteños

El oficialista Rizzo enfrenta a un candidato del kirchnerismo y a otro vinculado a la UCR y al Pro.


Los abogados porteños volverán a disputarse mañana la presidencia del Colegio que los agrupa. Pero será más que una elección donde estarán en juego cuestiones de abogados. Se disputarán diferencias políticas de fondo. En esta ocasión, agrupaciones filokirchneristas pelearán por la presidencia del cuerpo contra una alianza de radicales y un sector de Pro, por un lado y por otro la agrupación Gente de Derecho, que con Jorge Rizzo a la cabeza va por un cuarto mandato.
La campaña para las elecciones que se realizarán mañana se dirime en las manzanas que rodean a la plaza Lavalle, frente al Palacio de Justicia, en los alrededores de Comodoro Py 2002, en Retiro y en el edificio contiguo de Avenida de los Inmigrantes. No pasan de pegatinas con el nombre de los candidatos, el reparto de volantes, pequeños actos, pasacalles o afiches a todo color. Son casi 70.000 los matriculados en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, pero usualmente llegan a 17.000 los que votan.
La lista kirchnerista -con el lema Colegio para Todos y el color celeste dominante en la publicidad oficial- impulsa a Damián Loreti como presidente. Se enfrentan a esa lista la de Atilio Alterini, que reúne a radicales, en esta ocasión aliados con un sector del Colegio Ciudad, de la calle Montevideo. Otro sector de Pro se acercó a Rizzo, que en sus últimas campañas coqueteó con el Gobierno, según sus detractores.
A pesar de sus diferencias, todos van con un reclamo común: impulsan cambios en la ley de aranceles.
Loreti, ex director de la carrera de Ciencias de la Comunicación y vicedecano hasta 2010 de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), fue uno de los principales redactores e impulsores de la nueva ley de medios. En su lista hay candidatos de La Cámpora, entre otras agrupaciones K.
Su mensaje está dirigido a los abogados del Estado, o los que trabajan en relación de dependencia, a la inversa de las consignas electorales de sus contrincantes. Apoyado por Carlos Tomada, ministro de Trabajo; Mariano Recalde, camporista al frente de Aerolíneas Argentinas, y Julián Alvarez, secretario de Justicia de La Cámpora, cuenta entre sus filas con la Asociación de Abogados Laboralistas, entre otros.
"Nos hicieron creer que el único abogado es el que litiga contra el Estado, jamás pensándolo en un paradigma de éxito que no fuese el de defender a los poderosos. ¿Dónde dice que no hay un paradigma de éxito para el abogado comprometido con la defensa de las causas de los más desfavorecidos, o del Estado frente a los grandes estudios jurídicos?", declama Loreti.
En diálogo con LA NACION, explicó que su propuesta es, además de plantear servicios que sirvan al abogado, que el letrado "participe en cuestiones de institucionalidad relevantes, con toma de posición por ejemplo frente a acontecimientos importantes, como fue la causa del Riachuelo en la Corte, donde los abogados ni siquiera se presentaron con un amicus, o no se supo nunca que el Colegio haya fijado posición sobre los juicios de lesa humanidad".
"Queremos incidir sobre los que se sienten ajenos al Colegio; por ejemplo, el 2 por ciento del total del trabajo en negro está en estudios jurídicos y contables. Queremos respeto por la dignidad profesional, darles lugar a los abogados jóvenes".
El hecho de que la política se meta en la gestión del Colegio fue criticado por Alterini y por Rizzo. No obstante, ambos plantearon en la campaña sus posturas políticas, sobre YPF, o el proyecto de ley que pretende que el Banco Ciudad deje de recibir depósitos judiciales.
Alterini, ex decano de la Facultad de Derecho de la UBA y ex presidente del Colegio, va con Carlos Más Vélez, presidente del radicalismo porteño. Dijo a LA NACION: "Ponemos en primer plano la dignidad del abogado, que trabaja por una remuneración miserable por esta ley de aranceles. Están en juego los valores del abogado. Si los comparten los abogados nos votarán a nosotros".
Rizzo es el que marcha más tranquilo en estos comicios, donde cree que tiene chance de revalidar su cargo. Ya estuvo en el Colegio dos períodos, le siguió el actual presidente, Eugenio Cozzi, de la misma agrupación, y ahora Rizzo se postuló para volver. Está orgulloso de los servicios que brinda el Colegio, como obtener el registro de conducir, el pasaporte o la escalera mecánica de su sede central, pero ahora propone conseguir un campo de deportes, comprar inmuebles o gestionar el reconocimiento oficial para expedir títulos de posgrado. Está apoyado por Julio Piumato, secretario general de los judiciales y hombre influyente en la CGT, ahora distanciada del Gobierno. Rizzo, de todos modos, ahora declara que no quiere a la política dentro del Colegio.
"Votá por vos, hacelo por ellos", es su lema de campaña en un gran afiche de fondo rojo, donde Rizzo -furioso hincha de Independiente- aparece rodeado de los hijos de integrantes de su lista y él en el medio abraza a una pareja de bebes mellizos de uno de sus colegas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos