Debate sobre la transformación del Poder Judicial que impulsa el oficialismo



“Se sometió a los poderes fácticos”
Jueces, funcionarios y trabajadores judiciales defendieron las iniciativas del Gobierno. Gils Carbó cuestionó “la ficción” de que la Justicia “es independiente”. “Si un poder del Estado no funciona para mejorar la vida de la gente, no sirve”, dijo Garrigós de Rébori.
Seccionales de todo el país de la Unión de Empleados de Justicia de la Nación (UEJN) realizaron una jornada de debate en la Biblioteca Nacional, donde funcionarios y magistrados defendieron la reforma judicial impulsada por el oficialismo y discutieron sobre los cambios pendientes. La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, opinó que el sistema judicial “conserva estructuras oscurantistas y costumbres elitistas”, pero destacó que ha nacido “un movimiento por un cambio social y cultural tras 30 años de democracia”. “Si un poder del Estado no funciona para mejorar la vida de la gente, no sirve”, criticó María Laura Garrigós de Rébori, titular de la organización “Justicia legítima”, quien destacó la necesidad de acompañar la nueva legislación con el rechazo de “las prácticas corporativas al interior” de la Justicia. La jueza destacó la importancia del acceso igualitario al sistema judicial, que tardará años en producir un recambio: “Los que están ahora se van a tener que sentarse a hablar con nosotros”, advirtió.
Delegados de la UEJN de todo el país y militantes de la Asociación Judicial Bonaerense asistieron al encuentro de la militancia judicial en suelo porteño. La consigna fue “Legítima y democrática: la Justicia que queremos”. La apertura estuvo a cargo de Gils Carbó y del panel principal de discusión participaron la jueza Garrigós de Rébori, el defensor adjunto de la Ciudad, Luis Duacastella; la docente de la UBA Adriana Gigena de Haar –en representación del subsecretario de Relaciones del Poder Judicial, Franco Picardi– y la periodista Cynthia García.
“Este encuentro es un hito porque no busca discutir aspectos legales y jurídicos de una reforma judicial, sino que expresa el movimiento por un cambio social y cultural tras 30 años de democracia”, consideró Gils Carbó. Opinó que “el camino ya se está transitando” porque “ahora lo impulsan y defienden los propios empleados del Poder Judicial”.
La titular del Ministerio Público criticó las “estructuras oscurantistas y costumbres elitistas” del sistema judicial, entre las que persiste la tradicional subordinación de empleados a magistrados. Comentó que en el área que dirige promovió cambios a las formas tradicionales: “Se dice señor fiscal o señora procuradora, pero no permito que se traten de vuestra señoría, porque estamos cansado de los pavos reales”. Agregó que existe un “vicio de origen” en el Poder Judicial que históricamente “se impuso la ficción de que es independiente, mientras en la realidad se sometió a los poderes fácticos y políticos de facto”, y cumplió un “papel primordial en la legitimación de las dictaduras, los crímenes de lesa humanidad, los genocidios y muchos actos aberrantes”.
La docente y empleada del Consejo de la Magistratura, Adriana Gigena de Haar, abrió la mesa de debate criticando la “noción histórica de independencia” tras la que se fundan los tres privilegios corporativos del sector, “inviolavilidad del cargo, intangibilidad de sus remuneraciones y la remoción de la función pública sólo por juicio político”. “Con este argumento, se defienden y jamás asumieron la politización del Poder Judicial”, argumentó. Duacastella, de la Defensoría porteña, coincidió en que “a lo largo de la historia ha existido una sujeción de los poderes del Estado a los intereses mezquinos de los poderes económicos”. “Hoy lo seguimos viendo en la Justicia”, asintió.
“En los medios se están discutiendo estas tensiones del Poder Judicial”, destacó la periodista García, quien propuso “dar los debates en la arena comunicacional”. Explicó que “la sociedad argentina debe entender qué es lo que pasa en la Justicia”, y demandó a los trabajadores de medios “informarse bien, aprender y comunicar sin menospreciar a los receptores”.
Garrigós de Rébori se presentó como “una trabajadora más del sistema judicial” y expresó: “No van a poder parar a Justicia legítima porque, en cuanto foro judicial busquen, van a encontrar a uno de nosotros”. “En mis 30 años en la Justicia, jamás vi esta voluntad para cambiar”, festejó. La jueza defendió la leyes de reforma de la Justicia e hizo hincapié en la importancia del acceso igualitario para combatir las “prácticas corporativas” a través del recambio. “Hay que enfatizar la intolerancia hacia las prácticas corporativas al interior del poder”, afirmó. “Queda mucho por hacer y van a pasar años hasta que la ley de acceso a la Justicia rinda sus frutos, pero los que están ahora se van a tener que sentar a hablar con nosotros.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos