La Cámara Alta debe decidir si le quita los fueros al ex presidente

En manos de los senadores

La UCR y el FAP, que ya habían pedido el desafuero del riojano, renovaron su reclamo para que se lo expulse del Senado. El oficialismo no fijó formalmente su posición. Algunos interpretan que no es necesario expedirse hasta que la condena no quede firme.
La libertad del senador y ex presidente Carlos Menem, condenado a siete años de prisión efectiva por el Tribunal Oral Penal Económico (TOPE) 3, depende ahora del Senado. Al fijar la pena por contrabando de armas a Ecuador y Croacia, la Justicia realizó el pedido de desafuero a la Cámara alta, que debería analizar la cuestión en la Comisión de Asuntos Constitucionales, con mayoría kirchnerista. Desde la oposición, tanto la UCR como el FAP renovaron su reclamo para que se lo expulse por “inhabilitación moral”, en los términos del artículo 66 de la Constitución nacional. “Los fueros no pueden ser un refugio ante la Justicia. Es injustificable que Menem siga integrando la Cámara alta como si acá no hubiera ocurrido nada”, aseguró el jefe del bloque radical, José Cano. Desde el oficialismo no anticiparon formalmente una posición, aunque hasta el momento no mostraron ningún interés en impulsar la remoción del riojano. La defensa del senador apeló la decisión, por lo que –según interpretaron fuentes parlamentarias– la definición respecto del de-safuero podría esperar a que la sentencia quede firme.
La situación de Menem en el Senado se complicó en marzo, cuando la Cámara de Casación Penal revocó el fallo absolutorio del TOPE 3 y le ordenó a ese mismo tribunal que fijara la pena correspondiente a él y a otros once acusados. La oposición reclamó entonces que se expulsara al riojano y el senador del FAP, Jaime Linares, presentó una iniciativa para que se aplicara el artículo 66 de la Constitución: “Cada Cámara podrá, con dos tercios de los votos, corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirlo de su seno...”
En aquel momento, el jefe del bloque oficialista, Miguel Pichetto, respondió que tratarían el tema en comisión, lo que no ocurrió. “Estamos de acuerdo con tratarlo en el ámbito de Constitucionales, igual que se hizo en los antecedentes de los ex senadores (Luis) Barrionuevo y (Raúl) Ochoa”, señaló por entonces Pichetto. Fuentes de Asuntos Constitucionales, presidida por el neuquino Marcelo Fuentes, advertían que no había pedido judicial para que el Senado expulsara a Menem. Ayer, tras la fijación de la pena de siete años, la Justicia pidió el desafuero, por lo que aquel argumento se cayó.
La ley de fueros establece en su artículo 2 que la solicitud debe ser girada “de manera inmediata” a la comisión, la cual tendrá 60 días como plazo máximo para emitir dictamen y la Cámara tendrá un total de 180 días para tratarlo, “aun cuando no exista dictamen de comisión”. La ley no establece que la solicitud deba analizarse recién cuando la sentencia esté firme. En su artículo 4, la norma establece que, en caso de no otorgarse el desafuero, el juez no podrá ordenar el arresto, continuando su curso el proceso judicial.
El abogado de Menem, Maximiliano Rusconi, anunció ayer que apelará ante Casación el monto de la pena y calificó la audiencia como de “ciencia ficción”. De todas maneras, la defensa ya había apelado en marzo la decisión de Casación de revocar la absolución, lo cual queda pendiente de definición por la Corte Suprema, sin un plazo fijo.
Menem renovó su banca en la Cámara alta en 2011, encabezando la boleta de senadores del Frente Popular Riojano, que salió primera con el 35 por ciento de los votos, a pesar de no llevar ningún candidato a presidente. No fue pegado a la candidatura de Cristina Fernández, como se había difundido. La lista del Frente para la Victoria riojano, entonces, salió segunda, con casi un 34 por ciento. Menem fue acompañado por Hilda Aguirre, que actualmente integra la bancada kirchnerista, mientras que por el FpV ingresó Teresita Luna. El senador suplente que debería ingresar en caso de que se expulse al ex presidente es Néstor “Tití” Bosetti, actual ministro de Infraestructura del gobierno provincial.
Actualmente, Menem casi no concurre al Senado, aduciendo problemas de salud, los mismos que utilizó para no asistir ayer a la lectura de su condena. En contadas ocasiones se lo ve en las reuniones de comisión, al igual que en las sesiones, en las que suele acompañar la posición del kirchnerismo si éste requiere de su voto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos