La Presidenta envió pliegos de diez jueces para una nueva Casación

Recibió las candidaturas en 2010, pero solo ayer remitió las propuestas al Senado.
Decidida a cambiar los nombres de los protagonistas del Poder Judicial en aras de su declamada "democratización de la Justicia", y para ponerse al día con una mora de años en cubrir los cargos vacantes, Cristina Kirchner envió al Senado los pliegos de una decena de jueces de una nueva Cámara de Casación Penal y de un centenar de defensores y fiscales.
Los pliegos ingresaron ayer en el Senado y ahora deberán ser tratados por la Comisión de Acuerdos. El trámite comprende la publicidad de la designación, un período de impugnaciones, una audiencia con el aspirante y un dictamen. De ser aprobados por el Senado, la Presidenta deberá designarlos por decreto.
La nueva Cámara de Casación, integrada por diez magistrados, se encargará de revisar los juicios orales de la justicia ordinaria, es decir, no federales. Los casos de delitos comunes, como crímenes, robos o estafas. El nuevo tribunal fue creado a instancias de Cristina Kirchner por una ley sancionada en mayo de 2008, cuyo proyecto había sido presentado por la Presidenta dos meses antes. Tal era el apuro que la ley estableció que el Consejo tenía que terminar el concurso en cuatro meses, cuando normalmente demora más de un año. En 2010 le mandaron a la Presidenta 17 candidatos y recién ayer se pronunció por diez. Los elegidos son Gustavo Bruzzone, Héctor Mario Magariños, Luis Niño, María Laura Garrigós de Rébori, Pablo Jantus, Horacio Dias, Eugenio Sarrabayrouse, Daniel Morín, Luis García y Carlos Alberto Mahiques.
De ellos, al menos Bruzzone, Garrigós, Niño y Morín comparten los postulados de Justicia Legítima.
Bruzzone es uno de los más destacados penalistas, intervino en casos resonantes, como Cromagnon, y votó porque Omar Chabán permaneciera libre hasta el juicio. Garrigós de Rébori también tiene buen concepto y trayectoria; Dias acaba de terminar el juicio en el que condenó a José Pedraza por el crimen de Mariano Ferreyra; Mahiques integra la Cámara de Casación bonaerense; Daniel Morín ocupó la Oficina Anticorrupción y es juez de tribunal oral, al igual que Pablo Jantus y Luis García, que fue secretario letrado de la Corte y juez de Casación subrogante.
El nuevo tribunal aún no tiene edificio ni personal. Su integración -cuando ocurra, y no será en breve- abrirá vacantes en los tribunales inferiores y tomará cerca de la mitad del trabajo de la Cámara Nacional de Casación. Le hubiera correspondido intervenir en el caso Cromagnon y en expedientes contra funcionarios del gobierno de Mauricio Macri.
Ayer la Presidenta también envió al Senado pliegos de un centenar de fiscales y defensores públicos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos