Las mujeres son mayoría en la Justicia pero ocupan cargos menos relevantes

Aunque son 55% del personal, 71% de los camaristas y jueces son hombres. El cupo femenino aumenta en ministerios públicos y defensa.
De un total de 99.004 personas que trabajan en el Poder Judicial de todo el país, 55% es mujer y 45%, varón. Pese a la predominancia femenina, en los cargos máximos de la Justicia argentina -como cámaras o juzgados- el cupo masculino llega a 71%, igualándose esa proporción en 50% recién en los cargos de funcionarios públicos.
Estos datos se desprenden del último Mapa de Género de la Justicia Argentina, que realizó por cuarto año consecutivo, durante 2012, la Oficina de la Mujer, dependiente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN).
En ese estudio se relevó al personal que integra la Corte, los superiores tribunales y las cortes supremas de Justicia de todas las provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; y la totalidad de las cámaras nacionales y federales. Asimismo, se procesaron los datos de los ministerios públicos fiscales y de Defensa de la Nación y de las provincias.
Si bien el sistema judicial argentino está integrado mayoritariamente por mujeres, esta relación se presenta en forma inversa en la CSJN (43%) y la Procuración General de la Nación (47%).
La distribución del total de personal del sistema judicial del país en los cuatro niveles establecidos indica un descenso de la presencia de mujeres en los estamentos superiores, que es de 40% en la Magistratura -8.409 personas-; 60% en el funcionariado -23.454 personas- y 60% en el personal administrativo -55.546 personas-.
Cabe aclarar que el porcentaje de 40% se alcanza por la gran cantidad de mujeres que acceden a la magistratura en los ministerios públicos de la Defensa (nacional 46% y provinciales 57%), ya que en el resto de los organismos la relación es notoriamente inferior, explica el informe.
Respecto de la variación del acceso de mujeres al nivel de la magistratura, entre 2011 y 2012 ha aumentado en la DGN de 43% a 46%, en los superiores tribunales y cortes provinciales de 39% a 41% y en los ministerios públicos fiscales provinciales de 36%a 38%. Por el contrario, ha disminuido en las cámaras federales y nacionales de 30% a 28%, en la Procuración General de la Nación de 26% a 24% y en los ministerios públicos de la Defensa provinciales de 59% a 57%, y se mantiene en 29% en la CSJN.
Techo de cristal
En la distribución por cargo según sexo en los distintos niveles se confirma la existencia del “techo de cristal”, que dificulta el ascenso de las mujeres a la cima de la pirámide jerárquica.
Al analizar la totalidad de superiores tribunales y cortes se observa que las mujeres acceden en 21% al cargo de ministra –idéntico porcentaje que en 2011-; 31% al de camarista -1% más que en 2011-; 44% al de jueza –1% más que en 2011-; 45% a jueza de Paz -2% más que en 2011-; 58% al de secretaria de corte -2% menos que en 2011- y 65% a los de secretarias de cámara y de juzgado -1% menos que en 2011-.
La situación en las cámaras federales y nacionales en relación con el año 2011 indica que el acceso de mujeres al cargo de camarista aumentó 1% -asciende a 25%-; mientras que en el de juezas ha caído 5% -actualmente es de 31%-. Las secretarías de cámara y de juzgados son 51% -1% menos que el año pasado.
La situación de Córdoba
En el caso de la Justicia federal de Córdoba, no hay mujeres ocupando cargos jerárquicos: la Cámara Federal y los juzgados federales de primera instancia están ocupados íntegramente por hombres.
Un escalón más abajo, en las secretarías, la proporción hombre-mujer va cambiando. En el caso de las secretarías de cámara, la preponderancia masculina se mantiene: hay tres mujeres cada seis hombres. Por el contrario, en las secretarías de los juzgados la relación es inversa: son 25 las mujeres sobre 14 varones.
El personal administrativo, en tanto, está compuesto mayoritariamente por mujeres: la relación es casi del doble -168 sobre 96 hombres-.
Desagregación por fueros
En los órdenes nacional y federal, el relevamiento evidencia la feminización o masculinización de determinados fueros; por ejemplo, en Seguridad Social, Trabajo y Civil las mujeres representan entre 46% y 50% de la magistratura. En el otro extremo se ubican los fueros Criminal y Correccional Federal, Electoral y Penal Económico, con un porcentaje de magistradas que oscila entre 6% y 15%.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quejas por organización que vende cursos "on line"

Denuncias por cursos dictados en Tribunales II y en la Facultad de Derecho (U.N.C.)

Elecciones Colegio de Abogados de Córdoba: quiénes son los candidatos